Mercedes Benz 280 SL Pagoda

Mercedes Benz 280 SL Pagoda Coupé – Reseña Histórica Desde 1968 Hasta la Actualidad

MERCEDES BENZ 280 SL PAGODA COUPE

EL 280 SL REPRESENTA LA MÁXIMA EVOLUCiÓN DEL PAGODA. A LO LARGO DE SUS TRES GENERACIONES, EL 6 CILINDROS PASÓ DE 2,3 A 2,5 LITROS Y FINALMENTE HASTA 2,8 LITROS CON 170 CV Y 240 NM.

EI 280 SL es la versión más evolucionada de toda la saga del Pagoda. Su seis «cilindros en línea atmosférico” tiene una cilindrada de 2.778 ce, rinde 170 CVy 240 Nm de par. EL 280 SL FUE DURANTE MUCHOS ANOS EL COCHE PERSONAL DE JUAN FERNÁNDEZ, EL FAMOSO PILOTO ESPAÑOL DE PORSCHE.

El habitáculo es igual de atractivo que el exterior. Tanto el diseño de sus elementos como los materiales empleados son de primer orden. Los asientos tapizados en piel y las inserciones de madera delatan el carácter elitista de este biplaza.

El gran protagonista de toda la saga 230-250-280SL, no es otro que el hard-top de acero desmontable con el que se ganó el sobrenombre de Pagoda. El «Pagoda’: Un caso similar al del Ferrari 365 GTB/4, un modelo al que hoy todos conocemos como Daytona. El 280 SL representa la máxima expresión del Pagoda y es precisamente por ello que lo hemos escogido. Es el más refinado de todos, con mejores acabados y encima el más potente.

La mecánica del primer 230 SL no era otra que un motor de seis cilindros en línea de 2.306 cc cuyo bloque derivaba del utilizado por el 300 SL. Esta mecánica también difería poco de la empleada por la berlina de representación 220 SE. Mientras que el nuevo descapotable contaba con una bomba de gasolina con seis émbolos, la berlina sólo disponía de un par de ellos, uno para cada tres cilindros. El 230 SL ofrecía una potencia de 150 CV y brillaba por sus buenos bajos, de 215 Nm de par a 4500 rpm.

En 1967, lIegó la primera evolución, el 250 SL que lo sustituía con un motor de mayor cilindrada 2496 cc y mejor equilibrado ya que contaba con siete soportes de cigüeñal, así como de una inyección mecánica Bosch perfeccionada. Un conjunto de mejoras que aumentaban la cifra de par máximo hasta 235 Nm al mismo régimen. En enero de 1968, se inició la comercialización de la tercera y última evolución del SL carrocería W113, el 280 SL con 2778 cc, 170 CV de potencia y 240 Nm de par motor. El 280 SL montaba de serie una caja de cambios manual de cuatro velocidades.

Opcionalmente los conductores más deportivos podían decantarse por una caja manual de cinco velocidades, mientras que aquellos que buscaban el máximo confort se reservaban una magnífica caja automática de cuatro relaciones, la misma que empleaba el 600, uno de los coches más lujosos fabricados por Mercedes-Benz.

Dinámicamente el 280 SL cuenta con un equipo de suspensión independiente para el eje delantero formado por dobles brazos superpuestos reforzados con una barra estabilizadora. Como muchos de sus competidores en la época, el tren trasero es un eje rígido. La potencia de su equipo de frenos es excelente gracias a los cuatro discos que monta, con diámetros de 273 mm delante y 279 mm detrás. Debemos recordar que el 230 SL montaba de serie tambores en su tren trasero.
Cuando nos pusimos tras su volante pudimos comprobar como a su dirección le falta algo de precisión a baja velocidad, algo que mejora a medida que aumentamos el ritmo. En la época se podía montar opcionalmente un sistema de dirección asistida, un avance tremendo para un deportivo de los años sesenta que denotaba el carácter claramente burgués de este biplaza.
Detrás de los asientos cuenta con una mini-banqueta, que en la época podía usarse para llevar los niños al colegio, algo que hoy en día no podemos ni plantearnos, pues no se trata de ninguna plaza homologada, no cuenta con cinturones y todavía menos con fijaciones Isofix para sillitas infantiles. Estos minúsculos asientos están ahí porque se trata de la versión denominada Coupé y equipada sólo con hard-top y sin capota de lona plegable, de ahí que cuente con un pequeño espacio extra tras los asientos. Para aprovechar mejor este espacio, no hay nada como abatir el respaldo de esta «supuesta banqueta» para dotar al SL de un práctico segundo espacio de carga para el equipaje.
El hard-top lo podemos desmontar en algo menos de un par de minutos. Primero debemos soltar los cuatro anclajes que lo sujetan con manetas, dos en el marco del parabrisas y dos tras los asientos. Para descubrir la quinta fijación, un tornillo de rosca, tenemos antes que abatir el respaldo de la banqueta trasera sujeta por una correa de piel. Ahora bien, una vez quitadas las fijaciones y cuando estemos dispuestos a sacarlo será imprescindible contar con la ayuda de otra persona. Este hard-top de acero pesa lo suyo, y mucho, nada que ver con las ligeras estructuras de fibra que montan hoy en día algunos deportivos.
El 280 SL Coupé permite disfrutar de dos coches en uno. Por un lado es un roadster puro y duro, de aquellos que cuando llueve te mojas, y punto; y por otro lado, de un coupé muy estable, cómodo y con un habitáculo muy bien aislado para su tiempo.
Aquellos que optaron por la versión roadster o por la roadster-coupé disfrutaron además de la capota de lona y así tenían la posibilidad de contar con una tercera versión del SL, la cabrio. Pudiéndolo capotar o descapotar de forma manual en pocos segundos.
El habitáculo es igual de atractivo que el exterior. Tanto el diseño de sus elementos como los materiales empleados son de primer orden. Los asientos tapizados en piel y las inserciones de madera delatan el carácter elitista de este biplaza. Dos adultos pueden acomodarse con gran confort en sus dos amplias plazas. Se trata de unos asientos que sujetan muy bien a la vez que ofrecen una gran comodidad. A la hora de acceder a la pequeña banqueta trasera, para dejar equipaje en ella por ejemplo, podemos abatir fácilmente el respaldo de los asientos con solo apretar una pequeña palanca.
El Pagoda es un coche que fue construido empleando los mejores materiales del momento y concibiéndolo para durar casi eternamente, de ahí su robustez. El motor de seis cilindros es a prueba de bombas, la carrocería no muestra ni el más mínimo atisbo de corrosión y el habitáculo luce como el primer día. Viendo esto, uno se pregunta por qué hoy ya no se hacen coches así, sinceramente es una lástima.
Uno debe hacerse al tacto de los pedales como en todos los coches ya sean modernos o clásicos no hay ninguno igual. Una vez superada la adecuación preliminar salimos a disfrutar de su elegancia y de su deportividad. Cuando la temperatura es la adecuada comprobamos la excelente entrega a bajas revoluciones de sus seis cilindros, incluso con marchas largas se estira muy bien. Su equipo de suspensiones además de ser bastante cómodo permite disfrutar en conducción deportiva. Los frenos responden a la perfección y muestran una buena resistencia a la fatiga. Con el Pagoda puedes disfrutar de la brisa marina paseando por la costa sin el hard-top, a la vez que subes por una carretera de montaña con el hard-top instalado.
Me encanta la línea del Pagoda, para mí es el Mercedes-Benz más bello de todos los tiempos. Rompe con la tradición teutónica de la marca y representa la nueva era de la compañía. Además, es elegante a la vez que deportivo, roadster y coupé, lujoso y práctico.

FICHA TECNICA

MERCEDES-BENZ 280 SL «PAGODA» COUPE

Unidades fabricadas: 23.885 (1968-71)

MOTOR

Tipo: 6 cilindros en línea LC DOHC 12V
Cilindrada: 2.778 c.c.
Diámetro: x carrera 86,5 x 78,8 mm
Relación de compresión: 9,5:1
Potencia: 170 Cv a 5.750 rpm
Par máximo: 240 Nm a 4.500 rpm
Alimentación: Inyección mecánica Bosch
Transmisión:
Tracción: Trasera
Embrague: De un disco en seco
Cambio: Manual de 4 velocidades

CHASIS

Tipo: Monocasco en acero
Suspensión delantera: Dobles brazos superpuestos con barra de torsión
Suspensión trasera: Eje rígido
Discos de freno delanteros: 273 mm
Discos de freno delanteros: 279 mm

DIMENSIONES

Largo: 4.285 mm
Ancho: 1.760 mm
Alto: 1.320 mm
Batalla: 2.400 mm
Vías del. I tras.: 1.484/ 1.485 mm
Peso: 1.360 kilos
Capacidad maletero: 340 litros
Depósito de combustible: 82 litros
Llantas: de aleación 6 x 14″
Neumáticos: 185 HR 14

PRESTACIONES

Velocidad máxima: 200 km/h
Aceleración: de 0 a 100 km/h en 9 segundos
Consumo medio: 11,4 l/100 km

Deja un comentario